martes, 13 de abril de 2010

MEMORIA HISTORICA (I): CLARA CAMPOAMOR Y EL VOTO DE LA MUJER



Francamente hastiado, cansado y sin restos de humor o paciencia para torear las últimas mamarrachadas de bibianita, he decidido poner algunas cosas en claro.
Hoy empiezo esta serie que llamaré "MEMORIA HISTÓRICA", y en la que me permitiré dejar claro y alto algunas verdades históricas de verdad, no como las que le interesan al subnormal de la moncloa y sus acólitos.
Como decía estoy cansado de la niñata de igual- y la presunción cacareada a los cuatro vientos de que "los progresistas somos los únicos que hemos hecho algo por la mujer en este país". Y lo bueno es que se les llena la boca, y lo dicen bien alto y claro... se lo deben de creer de verdad... pobres.

En España se dio el voto femenino tardíamente si lo comparamos con otros países. La república no manifestó ningún interés en la cuestión, y cuando se llevó a cabo la convocatoria de cortes constituyentes se dio el caso de que las mujeres podían ser elegidas diputadas, pero no votar. Efectivamente: tres mujeres lograron un escaño: Victoria Kent, Margarita Nelken y Clara Campoamor. La única que pertenecía a una formación de derechas era Clara Campoamor. Mientras que Clara se posicionó desde el principio a favor de entregar el voto a la mujer. La izquierda, lidereada por Victoria Kent, SE OPUSO RADICALMENTE a este cambio legislativo. Los motivos eran puramente propagandisticos y oportunistas (que raro en la izquierda, no?), pues existía la creencia generalizada de que las mujeres en general eran de ideas conservadoras y estaban influidas por la iglesia católica.
En la sesión de las cortes del 1 de Octubre de 1931 Clara campoamor defendió el sufragio femenino frente a los argumentos oportunistas y misóginos de la izquierda. El argumento de Victoria Kent, fue que la mujer debía abstenerse de votar "hasta que transcurran unos años y la mujer vea los frutos de la república y la educación". Entre los argumentos izquierdistas hay que destacar perlas como la de Rafael Guerra del Rio, que se inclinaba a dejar votar a las mujeres siempre y cuando dicho voto se pudiera anular si no resultaba favorable al gobierno de izquierdas (democracia al estilo PSOE). O la de Roberto Novoa Santos, que negaba rotundamente el voto femenino, dado el "carácter histérico de las mujeres". Los comentarios de los políticos de izquierdas resultaron reveladores. Claro, de nada de eso se acuerdan nuestros socialistas de hoy.

Finalmente se incluyó el voto femenino en la constitución de 1931. Aún en Diciembre del mismo año, la izquierda volvió a intentar limitar el derecho de sufragio femenino.

Dos años más tarde, cuando las derechas ganaron las elecciones los comentarios de Indalecio Prieto y Martinez Barrio (jefe del ala izquierda del partido radical y masón de alto grado) degradaban a Clara Campoamor y su "desenfadada y alegre aventura" en todos los sentidos, culpando a las mujeres de su derrota.
La izquierda, sin duda, le hizo pagar su atrevimiento a Clara Campoamor, pero es a esta valiente mujer y a nadie más, a quien se debe el derecho a voto de las mujeres.

Tiene narices, que unos años después, cuatro niñatas trasnochadas (que hoy pueden votar gracias a la derecha) se desgañiten hablando de las maravillas que su partido socialista ha logrado por ellas... tiene narices...

6 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Los socialistas siempre le echan la culpa a lo que sea por lo que sea: que pierden las elecciones, pues es culpa de las mujeres, que les interesa que todos seamos iguales, pues todos iguales...

Maribeluca dijo...

bien recordado amigo, efectivamente a los camaradas no les molaba que las señoras votaran porque "hacían lo que le decían los curas", pero eso no sale en ninguna parte salvo que lo saquen Don Federico y Don César en ese compendio de nuestra historia tan ameno y fácil de leer que hasta las entendederas bibianas comprenderían, pero es lo que hay...

gladiador dijo...

Asi es Soldado Vikingo, el caso con esta gente es escurrir el bulto y batear la culpa lo más lejos posible.

gladiador dijo...

Je, je, no se, Maribeluca, yo creo que si a Bibianita le haces leer algo de César Vidal le puede dar un choque anafiláctico :))

Pasión dijo...

Gladiador, la izquierda ¿española? se lo tienen tan creído que mienten sin pudor ninguno, suelen ponerse medallas que no les corresponden.

Las primeras que lucharon por el voto femenino fueron unas agradables y simpáticas Damas Liberales.

La izquierda como tú bien nos explicas no estaban por la labor.

Felicidades por el post, a por el segundo. Saludos

gladiador dijo...

Asi es Pasión, hay otros paises peores, pero en España la izquierda siempre se ha caracterizado por el engaño descarado y la manipulación obscena.